Cambios

¿En qué momento dejamos de necesitar para únicamente ofrecer?

¿Qué día dejamos de buscar ejemplo para empezar a darlo?

¿Cuándo apartamos nuestros miedos para hacernos los valientes?

¿En qué momento pasamos de pedir a dar sin más?

Cuando nos convertimos en padres, inciamos un camino, una nueva vida… Pero no nacemos en ese momento. Llegamos siendo personas hechas y derechas, con nuestras luces y nuestras sombras, nuestros aciertos y nuestros errores, nuestros inseguridades, nuestras heridas y nuestras cicatrices.

Y empezamos con toda nuestra ilusión y llenos de amor, pero sin curso ni manual de instrucciones.
Y te reinventas cada día, intentando ser mejor. Aprendiendo muchas cosas y desaprendiendo otras. Intentando corregir aquello que no te gusta de ti porque no quieres que te copien.

Y te empiezas a fijar en cosas que nunca antes te habían llamado la atención, porque cuando llevas de la mano lo que más quieres, miras diferente y descubres todo lo bonito que te rodea.

Estos cactus llevan toda la vida en el campo pero fue al enseñárselos a ellos cuando me enamoraron. Ahora, cada primavera esperamos su explosión de belleza y la celebramos juntos.

-Parece magia, mamá.

-Es un milagro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s