In vitro

A quien esté pasando por lo que yo pasé un día, decirle que lo difícil y lo imposible, solo cuesta un poco más. Es un camino más por el que hay que pasar, que aunque sea cuesta arriba y lleno de piedras de esas que hacen polvo los pies, se anda y se termina, como todos los caminos. Ojalá fuera ese el peor que nos tocara atravesar.

Que no desesperen porque todo llega, aunque sé que desde fuera se dice muy fácil.

Que lo hablen, que no se escondan, es lo más natural del mundo, una cosa más y mucho más frecuente de lo que nos imaginamos.

Que no se encierren, que no pierdan demasiado tiempo en llorar, sino en buscar soluciones.

Todavía recuerdo como las ‘viejas del visillo’ de turno, preguntaban con soniquete de cotilleo delante de más personas, ‘es que teníais antecedentes de gemelos?’ (me mordía la lengua para no contestar, ‘no, pero de bajitos con mala leche sí que tengo antecedentes’). Y entonces yo, con voz alta y clara y sonriendo, contestaba, ‘no, han sido por fecundación in vitro’.

Pero si es de lo que más orgullosa estoy de toda mi vida, ¿cómo lo voy a ocultar?, ¿cómo no gritarlo a los cuatro vientos?. Desde luego, lo último de lo que avergonzarse.

Y por supuesto, una opción más, porque hay muchas, cada cual más respetable y admirable, decidir no tener hijos porque simplemente no dé la gana, decidir intentarlo alguna vez y dejar de intentarlo, adoptar…

Cada cual su camino, con sus zapatos y a su ritmo.

Y recordad, SE PUEDE, SIEMPRE, de una manera o de otra, pero se puede.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s