No hace mucho

Un día, no hace mucho, decidí no depender de cómo me mirasen los demás.

Una mañana no muy lejana, decidí no esperar que las personas con las que me iba cruzando me sonrieran, porque ya me había sonreído yo nada más mirarme al espejo.

Aprendí que yo elijo lo que me afecta y lo que no, quién puede herirme y quién no.

Desaprendí a fiarme de todo el mundo o por lo menos a no decepcionarme después, porque conocía de antemano las posibilidades.

Desaprendí que recibes lo que das, pero a la vez aprendí que dando te beneficias tú, ellos se lo pierden si no dan…

Aprendí que para querer bien, tengo que quererme yo primero y que pisando con decisión y teniendo claro el objetivo, ningún obstáculo es capaz de detenerte.

Aprendí a no subestimar jamás el poder de la ilusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s