Risas

Me reía cuando hace cuatro días mi padre se retiraba el papel que tuviera en las manos para poder leerlo y ahora soy yo la que cualquier día se compra un palo selfie para leer las etiquetas de los ingredientes cuando voy a comprar.

Me parecía un chiste cuando oía que algún día el pecho se caía, pero que no había que preocuparse hasta que no sujetaras con él un estuche de tres rotuladores. 🙄😳 Por más que lo intentaba, no podía sujetar ni uno, ni ayudándome con la mano. Ahora podría sujetar un estuche de doce más seis de regalo.

Me partía de risa cuando a mi abuela se le escapaba el punto (aquí doy rienda suelta a vuestra imaginación) cuando estornudaba. Ahora… (mejor me callo). Solo daré una pista, no tengo ni que estornudar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s