Trabalenguas

Si no fuera por los labios que se aprietan y sujetan, por los ojos que brillan pero aguantan, iríamos por ahí soltando verdades como puños. Y mira si me gusta a mí la verdad, pero hay algunas que nacen para estar calladas, para ser secretos.

A veces nos callamos lo mejor, lo más importante, por no herir, por no herirnos.

Menos mal que hay miradas que hablan y así vamos tirando, descifrando mensajes.

Menos mal que al tragar, las palabras encuentran un rincón donde quedarse dentro.

El problema viene cuando una mirada deseosa de soltar una frase, se cruza con otra que la espera, entonces el silencio se vuelve el más fuerte de los gritos.

¿Y las sonrisas?. ¡Será que no hablan!. Cuántas respuestas dan, cuánta esperanza, cuánta ilusión.

Qué silencio tan ruidoso… Tan callados y a voces…


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s