Pasatiempos

Como en un laberinto, ‘por aquí no, vuelvo al principio’, ‘por aquí tampoco, otra vez a empezar’, ‘parece que esta vez voy bien, va a ser por aquí, pues no’.

Como en el Tetris, cuando te confías porque vas bien, y de repente, una ficha cae un poco más rápido y la colocas mal, y en un segundo todo se estropea y se acaba la partida.

Como haciendo una torre de bloques de madera, vas bien, crees que es estable, pero llega un momento que un mal movimiento o uno solo peor puesto y catapún, te quedas sin nada y toca empezar de cero.

O como cuando intentas hacer el efecto dominó, te pones muy interesante mientras le dedicas un buen rato a colocar las fichas, una detrás de otra, y cuando parece que roza la perfección, empiezas y no, la perfección no existe, y en un punto la cosa se para.

Así me siento muchos días con esta pareja de adolescentes y a veces se empieza de nuevo con ilusión pero otras faltan las fuerzas. Ay, qué no daría yo por volver al cochecito gemelar!.

Me río yo de la serie…

‘Juego de hormonas’ es lo que tengo yo aquí cada día, las suyas y las mías, que yo también tengo.

El juego más difícil y viene sin instrucciones, ésto es de locos.

Ojalá tuviéramos una goma para borrar lo que hacemos mal porque el problema de empezar tantas veces en la vida real es que vamos dejando tachones y en algún momento hay que pararse y pasarlo todo a limpio.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s