Carta (noviembre 2017)

Te escribo porque sé que te gusta más leer que escuchar.

Me gustaría decirte que tienes una supermadre, que todo lo sabe y nunca se equivoca, pero no… Me gustaría ser más fuerte para no tambalearme ante una tormenta, pero no… Os lo digo a menudo: soy una persona como vosotros, con sus virtudes y sus defectos, con aciertos y errores, con una escala de valores muy clara que hace el camino más fácil pero con miedo, mucho miedo a que les pase algo a las personas que más quiero. Es precisamente ese miedo el que muchas veces me lleva a hacer las cosas que a ti menos te gustan (como quitarte Instagram o leerte algunas conversaciones).

  No fuiste un regalo, me costaste muchos pinchazos, muchas noches sin dormir, muchos llantos y muchas contracciones. Mi vida dió un giro de 180 grados cuando llegasteis, dejé de ser yo para ser mamá. Entiende que me preocupe, entiende que te quiera más que a mi vida.

Ahora empiezas tu camino, en unos viajes te acompañaré, en otros no.

Sé que llevas la mochila llena de cosas buenas, esa ha sido nuestra función desde que naciste, pero te veo alejarte y andar pegado a un precipicio, a veces, con una venda en los ojos, entiende que no deje de hacerte señales, de dar voces incluso. No puedo llevarte de la mano pero tampoco quedarme quieta, por lo menos, todavía. Tienes 12 años, te queda toda una vida para actuar solo, para tomar decisiones, para estar lejos de mi. Déjame ayudarte un poco más.

Hay palabras que no deben salir de tu boca, NO, me gustaría que no salieran nunca pero me conformo con que no salgan aún, hay palabras que tampoco se deberían escuchar en tu círculo de amigos pero ahí ya no puedo hacer nada.

Con 12 años la vida todavía es muy fácil, estudiar, hacer deporte y disfrutar con buenos amigos, que aunque ahora creas que tienes muchos, te lo aseguro, no los tienes. Como cuando damos un paseo de esos que nos encantan por la orilla de una playa llena de miles de conchas o piedras, a simple vista nos gustan todas, nos las llevaríamos todas, vamos cogiendo, soltando, y al final, ¿con cuántas volvemos a casa?, dos, tres?. Pues eso…

No te compliques antes de tiempo, elige el camino bonito, después irán viniendo solas las cosas.

Sé que hay niños de tu edad que ya fuman, me da mucha pena pero ahí tampoco puedo hacer nada, solo reforzar lo que tanto hemos hablado… NO, con 12 años no se fuma. Ojalá no lo hagas nunca pero…llegará el día en que no me alcance la vista.

Sé que algunos amigos ya salen o han salido con niñas, si, niñas, con 12 años sois niños, que no se te olvide. Me da igual lo que hagan otros, no seas tonto, ten amigos y amigas, trata con el mismo cariño y respeto a todos, sé buen compañero, ayuda al que lo necesite y sonríe, sonríe siempre, pero novia?, para qué?. Ya habrá tiempo, no te preocupes. ¿Qué me dices cuando tienes que hacer tantos largos nadando?. Que tienes que ir poco a poco, sin darlo todo al principio porque si no, no llegas bien al final, verdad?. Pues eso…

Ojalá te enamores locamente de una buena persona que a la vez se enamore locamente de ti, ya llegará.

Abre los ojos, apaga la Play, mira los colores del campo, disfruta de ratos de juego con tus hermanas, mantén conversaciones con el abuelo, vete a pescar con papá (eso sí, si alguna vez cogéis algo, ya sabes, suéltalo rápidamente), dame todos los abrazos que te vengan, sigue leyendo montones de libros, déjame hacerte cosquillas hasta que te partas de risa, y mira al mar cada vez que puedas (si no hay mar, vale el cielo), verás todo lo que te dice.

Te quiero. Mamá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s