Aguantando la respiración

  No tengo tiempo de ir al gimnasio, bueno, mejor dicho, el tiempo que tengo para ir al gimnasio, lo dedico a otras cosas… pero decidí cuidarme un poco de otras maneras, camino todo lo que puedo (eso implica no ir arreglada la mayoría de los días, sino con zapatillas de deporte), las tardes se las dedico a mis hijos (cada tarde con ellos convalida una hora de spinning, otra de aeróbicos y una prueba de esfuerzo), procuro no comer lo que no se debe (a este tema le dedicaré otra madrugada), escribo para eliminar toxinas y, lo más importante, procuro estar siempre que puedo donde mi corazón quiere estar. Si es con los niños, como si es con mis padres, con un familiar que en ese momento me necesite, con una amiga que lo esté pasando mal, y si no puedo estar, por lo menos llamar, o escribir un Whatsapp, demostrar el cariño, regalar tiempo…

Y los días que me toca estar con personas que lo echan todo a perder, con esas que te enseñan justo lo que no hay que hacer, como no hay que ser, esos días cojo mucho aire, me lleno los pulmones y aguanto la respiración como cuando voy a hacerme un largo buceando (descubrí hace poco que mi capacidad pulmonar es de 7 horas). Procuro centrarme en otras cosas, buscar algo bueno alrededor para protegerme. Siempre hay cosas buenas, solo hay que buscarlas. Y como todo en esta vida pasa, las horas y los días malos también…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s