Saco

Luego decimos del burka… pero, ¿y nosotros?. La mayoría de los días vamos por la vida con la cabeza metida un saco, un saco de rencor, miedo, preocupaciones, malos pensamientos y prejuicios, por no hablar de los que lo llevan con una capa extra de envidia… que nos deja ver lo justo para no caernos ni ser atropellados, nada más.
¡La de cosas que nos perdemos por no quitarnos el saco!.
Porque sí, hay días en los que hasta las tortillas te sonríen, sólo hay que estar atentos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s